SOMOS TU SALUD VISUAL

Pruebas diagnósticas

Pruebas diagnósticas

Te presentamos las pruebas diagnosticas de las que disponemos en Central Óptica para poder llevar a cabo un correcto manejo de nuestros pacientes:

La topografía corneal es una prueba oftalmológica por la que se determina la forma y curvatura de la córnea. Al finalizar la prueba aparece un mapa de la córnea que muestra su relieve. Es una prueba indolora que nos aporta información sobre los defectos refractivos y patologías como el queratocono o la degeneración marginal prelucida.

La tonometría ocular es una prueba mediante el cual se mide la presión intraocular. Es importante que la presión intraocular se mantenga en unos parámetros normales. El aumento de esta puede causar graves daños en el nervio óptico que pueden provocar pérdida de visión. Esta patología se conoce con el nombre de glaucoma.

El glaucoma forma parte de un grupo de enfermedades con una base hereditaria que se desencadena a causa de multitud de factores; por ese motivo es importante informar a tu optometrista si tienes algún familiar directo con esta patología.

La paquimetría es una prueba que sirve para medir el espesor de la córnea, la membrana transparente situada en la parte delantera del ojo.

Generalmente, la córnea mide unas 500 o 600 micras en la zona central y entre 600 y 800 en la zona periférica. Es importante conocer el espesor o grosor de la córnea ya que es un factor a tener en cuenta en el diagnóstico y seguimiento de ciertas enfermedades corneales o en casos de glaucoma.

La campimetría o campo visual es una prueba oftalmológica que mide la zona total en la que somos capaces de ver objetos alrededor de un punto fijo. En este sentido, permite determinar la amplitud de nuestra visión periférica o lateral, una vez que hemos fijado la mirada en un objeto. Asimismo, sirve para estudiar y medir puntual o periódicamente la evolución del campo visual.

Esta prueba se utiliza en pacientes que tienen glaucoma para seguir su evolución, pacientes con enfermedades de la retina o enfermedades sistémicas como la diabetes o enfermedades cerebrales.

La retinografía es una fotografía digitalizada de la parte posterior del ojo, es decir, del fondo de ojo. Esta técnica permite registrar la apariencia de la retina del paciente, revisar los hallazgos, detectar cambios, estudiarlos y documentarlos. La retinografía es útil en la observación y documentación de todo tipo de enfermedades que afecten al polo posterior del ojo.

La OCT es una prueba que realiza un “escáner” automático y en alta resolución de las estructuras oculares. De este modo, permite visualizar in vivo y con precisión micrométrica la córnea, la cámara anterior, el iris y el cristalino. La tomografía de coherencia óptica anterior detecta cambios morfológicos muy sutiles en las estructuras oculares, aportando información de gran valor más allá de la exploración con lámpara de hendidura.

La OCT posterior es una prueba que realiza un “escáner” automático y en alta resolución de las estructuras del fondo de ojo. De este modo, permite detectar cambios morfológicos muy sutiles en las estructuras oculares y, por ello, resulta indispensable en la detección y control de la evolución de muchas enfermedades retinianas, como por ejemplo la DMAE, el edema macular y la membrana epirretiniana macular. Además, la técnica tiene un papel cada vez más importante en el glaucoma, ya que aporta información detallada de la capa de fibras nerviosas de la retina y la cabeza del nervio óptico.

Cerrar
Regístrate
Cerrar
Carrito (0)

No hay productos en el carrito. No hay productos en el carrito.